25 de abril de 2012

Ingente

El pobre Dragón solo tenía hambre, y se instaló cerca de la ciudad más grande que conocía. Pensaba que en un pueblo pequeño la pérdida de una persona afectaría mucho más, y que en la ciudad todos serían más comprensivos. "La tierra de las oportunidades", le habían dicho. Pero terminó apuñalado, y en sus últimos delirios le pareció que la sangre vertida tomaba la forma de un rosal que vengaba su muerte pinchando la piel del caballero.

¿De quién es esta cabeza?

No hay comentarios:

Publicar un comentario